ejemplo vivo

IMG_3811f

El otro día hablábamos. Usted me decía que la gente sabia está escondida. Como Albert que se queda queditito en la acera o como Sergio que de tanto moverse, a veces se pierde. Pero gracias a él por moverse, que de no haber dado cualquiera de sus pasos, nunca nos hubiésemos encontrado. Aquí apareció. De hecho, muy cerca de la acera de Albert, un par de cuadras al oeste. Se vino de lo alto del mapa para quedarse a jugar con nosotras a ser el chavo del ocho. La tercera copia de las llaves estaba esperando las manos de un mexicano. Compartirle un sillón para que le acariciara la cabeza por las noches no fue suficiente trueque para todo lo que él nos ofreció. Sergio vino para llenarnos de aire la mente y de agua los ojos, mientras sin darse cuenta, nos iba cosiendo el corazón, puntada a puntada cada vez que él inhalaba. Nos enseñó a ver mientras él en silencio seguía viendo, a ser mientras él en silencio seguía siendo, a respirar mientras él en silencio seguía existiendo, nos enseñó a sacar miedos mientras él seguía equilibrando su cuerpo.

“El universo provee, si uno mueve su energía”

IMG_3639
IMG_3630